10.5.16

[Reseña] Mujer soltera busca pianista


Título original: The Piano Man Project

Autor: Kat French

Editorial: Harlequin Ibérica (2015)

Páginas: 275 (Kindle)

Conclusivo


Encontrar el amor no es siempre cuestión de blanco y negro… Lleno de humor, de intenso romanticismo y con un protagonista fascinante, este es el mejor libro para disfrutar de una divertida lectura.

Yo: rubia, romántica incurable, encargada de una tienda benéfica.

Tú: inteligente, de buen corazón, pianista y dios del sexo.

Honey Jones tiene un problema: nunca ha tenido un novio que la haya satisfecho…

Por suerte, sus amigas, Nell y Tash, están decididas a ayudar, y así comienza la búsqueda del hombre perfecto para Honey.

Pero, cuando un desconocido se muda al piso de enfrente, el plan enseguida empieza a torcerse. Hal es reservado, maleducado y no cumple los requisitos de Honey.

Salvo quizá uno…

Mujer soltera busca pianista fue mi última lectura de abril, pero hasta ahora no había encontrado un momento para acabar la reseña y subirla. 

Escogí esta novela porque quería leer algo de romántica, además tenía pocas páginas y parecía divertida. La narración es sencilla, de fácil lectura, sin grandes descripciones y con diálogos ágiles; resultó una ventaja que las escenas fueran breves, iban directo al punto y después pasaban a otra cosa, por lo que sentí que la historia avanzó a un buen ritmo (si no hubiera tenido interrupciones podría haberla terminado en una tarde). El arranque de la novela es muy adecuado, porque demuestra el tono relajado que prevalece en toda la obra.

Todo inicia con una conversación entre tres mejores amigas, cada una muy diferente a la otra, en la que exponen sus ideas sobre los temas por excelencia: los hombres y el sexo. La protagonista, Honey, ha tenido un par de relaciones insatisfactorias que la han llevado a creer que es incapaz de tener un orgasmo. Entre ánimos, bromas y consejos, sus amigas la convencen para que intente encontrar a su tipo ideal de hombre, aquel que posea el atributo que más la seduzca, y así llegan a la conclusión de que ella necesita un pianista.

Sin embargo, en poco tiempo la vida apacible de Honey se transforma. No solo debe lidiar con su nuevo vecino, un hombre taciturno y grosero que no sale de su apartamento, sino también con la posibilidad de quedarse sin trabajo, pues la residencia de ancianos donde dirige una tienda de donaciones está a punto de cerrar, a menos de que Honey encuentre la manera de evitarlo.

La trama se sostiene básicamente por los dos protagonistas. Honey, cuyo nombre completo es Honeysuckle, es una mujer que posee una actitud optimista, a veces un poco entrometida, pero muy generosa y solidaria con las personas a su alrededor. Es un personaje que me gustó por la dulzura que transmitía y sus meteduras de pata que me sacaban una sonrisa. Las malas experiencias en el ámbito romántico la han vuelto un poco insegura, en ocasiones se subestima a sí misma, pero también tiene el coraje y la madurez suficiente para no evadir los problemas.

El protagonista masculino es Hal, el nuevo vecino de Honey que parece ser todo lo opuesto a ella. Se pasa el día molesto o deprimido, su comportamiento es desagradable, a veces hasta ofesivo, recurre frecuentemente al sarcasmo, y a pesar de todo no consigue caer mal. Al principio hay un poco de misterio sobre su pasado, de dónde vino y qué le sucedió para acabar tan amargado. La autora nos va dando la información poco a poco, hasta que conseguimos tener los antecedentes necesarios para comprender su actitud. Como no podía faltar, entre sus cualidades está ser un hombre muy sexy, inteligente y con un cuerpo atractivo, que cuando lo desea puede ser encantador.
Había algo en Hal que no encajaba y a Honey le intrigaba lo suficiente como para querer saber más. Le intrigaba y le atraía de un modo que nada tenía que ver con el deseo de ayudar a un vecino en apuros, y sí mucho que ver con cómo la ropa se ceñía a su cuerpo, con la profundidad de su voz y con el calor de sus dedos al rozarse con los de ella. Era increíblemente grosero el noventa por ciento del tiempo, pero merecía la pena esperar a ese otro diez por ciento.
Me gustó mucho la manera en que se desarrolló su relación. Aunque se percibía una atracción casi instantánea, el acercamiento entre los dos se dio poco a poco, surgiendo primero la amistad y después el amor. Claro que la mayor parte la tuvo que hacer Honey, quien pasaba un poco por alto su actitud grosera y se preocupaba por él. Era ella la que iniciaba las pláticas que tenían a través de la puerta, la que le llevaba comida, y quien le devuelve algo de ilusión por la vida. Un detalle que me pareció muy lindo es que Hal la llamara Chica con Olor a Fresa. 

En cuanto a los personajes secundarios casi todos pertenecen al entorno de Honey. Están sus amigas Tash y Nell, quienes le presentan a los candidatos a su hombre ideal; la primera es una libertina absoluta que no siente ninguna verguenza al hablar de relaciones sexuales, mientras que la segunda es más recatada y le preocupa que su matrimonio se esté convirtiendo en una rutina. También aparecen un par de joviales ancianas que trabajan con Honey, y otros más que están asociados a la residencia. Cada uno de ellos contribuye a darle chispa a la historia para hacerla más entretenida.

Sin embargo, hubieron algunos detalles de la novela que no me convencieron. Por ejemplo, me parecieron poco creíbles algunos ancianos, quienes supuestamente tenían entre 80 y 90 años. Haciendo a un lado si las personas de esa edad todavía sienten deseo sexual, no me creí que tuvieran tanta energía para estar activos casi todo el día, o que su memoria no se viera afectada. Conozco a muchas personas que no pasan de los 70, cuyas facultades mentales están mermadas y que duermen varias horas. Tampoco me agradó el comportamiento de Hal poco antes del final, aunque estaba justificado me dio la impresión de que sólo alargaba la historia sin necesidad.

Bueno, fue entretenido

En conclusión, Mujer soltera busca pianista tiene una historia sencilla y divertida que se lee en poco tiempo. Está narrada en tercera persona, casi siempre desde la perspectiva de Honey, aunque también hay fragmentos en los que conocemos los pensamientos de Hal. La trama romántica es dulce y está bien desarrollada, además se complementa con la campaña para salvar la residencia de ancianos, lo que da variedad e interés a la historia.

5 comentarios:

  1. Hola, parece una novela interesante por que creo que tiene un toque de comedia, sería interesante leerla, aunque de igual manera me parece un poco cliché pero no la descarto.
    Saludos
    ~Pita*

    ResponderEliminar
  2. Hola, parece que tiene buena pinta por lo que me lo anoto para un futuro. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, suena muy curioso el libro (y el título me mató), pero esos detalles pocos congruentes que mencionas suelen afectar mucho a los libros, como que los personajes no actúen acorde a su edad.
    Un abrazo,
    Un abrazo,
    Montse, de Los Mil Libros
    http://losmillibros.blogspot.mx

    ResponderEliminar
  4. Hola Mariana, no había leído nunca sobre este libro pero me ha gustado así que me lo llevo anotado :) ¡Un beso!
    Saludos desde Pasando Página: http://lephpasapagina.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Jajaja, me preguntaba por qué el nombre del libro, por qué es que dice mujer soltera, ahora ya lo he captado :P Jajaja, me parece interesante, ya veremos ;)
    Un besu :3

    ResponderEliminar

¿Quieres comentar algo? Sólo recuerda que todos merecemos respeto, por lo que te pido que evites las expresiones ofensivas. Aunque no siempre pueda contestarles, sí leo todos sus comentarios. Que tengas un buen día, gracias por visitar mi blog ^-^