22.3.16

[Reseña] Behemoth

Behemoth - Scott Westerfeld

Título original: Behemoth

Ilustraciones: Keith Thompson

Editorial: Edebé (2013)

Páginas: 528

Serie: Leviathan #2

Un trono robado. Una misión secreta. Una aventura épica.
El Behemoth es la criatura más feroz de la armada británica. Puede tragar buques de guerra enemigos de un solo bocado. Los darwinistas lo necesitarán, ahora que están en guerra contra los poderes clánker.
Deryn es una chica que se hace pasar por chico en el Ejército del Aire británico y Alek es el heredero de un Imperio, aunque finge ser un plebeyo. Finalmente se conocen a bordo de la aeronave Leviathan y ambos esperan poder terminar con la guerra. Pero, cuando el desastre echa por tierra la misión pacificadora del Leviathan, se encuentran solos y perseguidos en territorio enemigo.
¿Qué tal comenzó su semana? Algunos ya estarán disfrutando de las vacaciones (espero que en algún lugar paradisíaco), y otros estarán esperando que llegue el fin de semana. Como verán hoy les traigo la reseña de la segunda parte de la trilogía Leviathan. Como les dije el primero me gustó muchísimo, por lo que tenía algo de miedo de que el segundo decayera en la historia, pero no ha sido así, al menos para mí, ya que en Behemoth se incluyen nuevas aventuras con las que los personajes evolucionan. Voy a tratar de escribir esta reseña sin hacer spoilers, intentando explicarles mis impresiones de la lectura.

Debido a las circunstancias, todos los personajes se ven forzados a convivir diariamente en la aeronave Leviathan, mientras se dirigen a Constantinopla donde la Dra. Barlow debe cumplir su misión diplomática. El vínculo entre Alek y Deryn se fortalece, ambos se hacen amigos, hablan de su pasado y se conocen más. La manera de pensar de cada uno cambia, pues Alek empieza a apreciar la armonía que guardan todas las especies que conforman la nave, y Deryn reconoce la potencia de la tecnología clánker. Sin embargo, Alek no puede quedarse en el Leviathan para siempre, pues tarde o temprano el capitán dará la orden de que sea arrestado y trasladado a Londres, así que debe fugarse en cuanto el Leviathan aterrice.

En la historia, Constantinopla o Estambul es una mezcla entre darwinistas y clánkers. Me gustaron mucho las descripciones del lugar, porque en el primer libro me quedé con ganas de saber cómo era una ciudad clánker. Los edificios de diferentes estilos arquitectónicos, con chimeneas o estructuras metálicas a su alrededor, los girotópteros y aeroplanos dando vueltas por el cielo; quedé fascinada cuando uno de los personajes entra a la Biblioteca y se describe el mecanismo para encontrar los libros. Los Golems, un tipo de caminantes que protegían los barrios de la ciudad, me recordaron a los mechas de los animes porque medían casi 6 metros de altura, tenían una apariencia humanoide y sus controles podían accionar tanto los brazos como las piernas. 

Se que estoy hablando mucho del ambiente y casi nada de la historia, pero es debido a que no quiero arruinarle la lectura a nadie, sólo diré que la trama me pareció bien ordenada y me mantuvo interesada en el texto. Algunos personajes intentan que los otomanos sigan neutrales en la guerra, pero existen muchas tensiones entre todas las potencias. Todos deben andarse con pies de plomo, cuidando lo que dicen, porque el mínimo descuido puede darle la ventaja al enemigo. 

Asimismo, en esta segunda parte se aprecia el crecimiento de los protagonistas. Se me hizo más claro lo que cada uno quiere, cuáles son sus fortalezas y debilidades. Alek se vuelve más independiente en sus decisiones, va ganando confianza en sí mismo, e incluso se impone la obligación de ayudar a que la guerra termine. Deryn es más pragmática, demuestra su valor, destreza y habilidades como soldado; se siente feliz en el aire conviviendo con Alek, pero la interacción entre ellos hace que se de cuenta de lo que siente por él, lo que pone en peligro que se descubra su verdadera identidad; me resultó graciosa y adorable la confusión de ella, ya que a veces malinterpreta lo que el chico le dice. Es en las situaciones de riesgo y combate donde destaca más Deryn, mientras que Alek sobresale por su diplomacia e idealismoLa trama amorosa no es lo principal de la novela, pero me agradó la manera en la que se van dando las cosas, lento pero sin pausas.

También aparecen nuevos personajes que ayudan a transmitir información, y a que se vayan desarrollando los eventos. Por fin se revela lo que había en los huevos que pertenecían a la Dra. Barlow. La criatura que sale de allí es de las más raras que he leído, no tanto por su apariencia sino por las habilidades que posee (sería genial tener una de ellas ^-^). 
4.5/5
Para acabar, Behemoth es una estupenda segunda parte que se desarrolla en una ciudad pluricultural, donde conviven extranjeros de todas partes con los dos tipos de tecnología (darwinista y clánker). Hay muchas situaciones de peligro que los personajes resuelven con ingenio y cooperación. Estoy encantada con la manera en que se complementan los dos protagonistas, espero que en el próximo libro les den un final adecuado. Gracias por visitar mi blog y leerme, espero que tengan un precioso día.

2 comentarios:

  1. ¡Hola! me quedo por tu blog :)
    De este autor leí los tres primeros libros de la saga que comienza por Traición y lo cierto es que no estuvo mal pero tampoco me maravilló así que por ahora no creo que lea estos. Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también leí esa serie, que igual me dejó algo indiferente; sin embargo esta trilogía me encantó, no sé si por el tema o los personajes, pero me gustó mucho más. Ojalá te animes a leerlos alguna vez. Gracias por comentar :D

      Eliminar

¿Quieres comentar algo? Sólo recuerda que todos merecemos respeto, por lo que te pido que evites las expresiones ofensivas. Aunque no siempre pueda contestarles, sí leo todos sus comentarios. Que tengas un buen día, gracias por visitar mi blog ^-^