13.2.16

[Reseña] El Trono de Fuego


Título original: The Kane Chronicles Vol. 2: The Throne of Fire

Autor: Rick Riordan

Editorial: Montena / RHM (2012)

Género: Juvenil, Fantasía, Aventura


Quedan solo cinco días para que una gran serpiente engulla el sol y destruya el mundo. Después, todo se volverá oscuridad...
Si alguien ha pensado que pertenecer a una familia de faraones es un chollo, que hablen conmigo o con mi hermana Sadie. Sin tiempo para reponernos de nuestra aventura en la Pirámide Roja, Amos y Bast acaban de encomendarnos otra de sus misiones exprés: despertar a Ra, el primer y más poderoso rey de los dioses. Dicho así, parece fácil, ¿verdad? Pero el problema es que nadie sabe dónde está, porque hace miles de años se retiró a los cielos y no se ha vuelto a saber de él. ¡Ah!, se me olvidaba, tenemos que darnos prisa porque Ra es el único que puede enfrentarse a Apofis -también conocida como «serpiente del caos»-, que está a punto de salir de la cárcel, y entonces... entonces será demasiado tarde.

Hola, ¿cómo les va? Esta semana estuve muy ocupada con mi trabajo por lo que no había tenido tiempo para escribir esta reseña. En fin, déjenme platicarles lo que me sucedió con esta lectura. Después de acabar La Pirámide Roja tenía muchas ganas de saber cómo continuaba la historia de los hermanos Kane.

Esta segunda parte mantiene la narración alternada entre ambos protagonistas y retoma las aventuras de Carter y Sadie luego de unos meses de que derrotaran a Set. En este libro su objetivo es encontrar las partes de un papiro que puede ayudarles a despertar al dios Ra y con ello detener a Apofis, la serpiente del caos. En el camino se encuentran con nuevos adversarios, como algunos dioses que no desean que Ra recupere su trono, y unos magos traidores dirigidos por Vladímir Ménshikov. Por supuesto, también aparecen aliados que los apoyarán para superar los peligros y completar su misión.

Algo positivo es que al ser el segundo de la trilogía la historia puede saltar de pleno a la acción. Desde el inicio, con la incursión al Museo de Brooklyn, apreciamos que Carter y Sadie tienen un dominio mayor de su magia. Los personajes han tenido ligeros cambios en sus personalidades, se muestran más seguros de sí mismos y con la mente centrada en su objetivo. Siguen teniendo dudas (lógico son adolescentes), pero a la vez se mueven con más soltura. Como ya no cuentan con todos los poderes que les otorgaban Horus e Isis, los hermanos deben utilizar más su inteligencia y habilidades propias para salir adelante (lo cual me parece bien porque no me gustan los héroes “mega-todopoderosos”). Como es usual, los protagonistas deben completar su búsqueda en un tiempo límite, haciendo que el lector se pregunte si es humanamente posible hacer tantas cosas en tan pocas horas. Es precisamente ese componente de prueba a contrarreloj lo que le dio vigor a la trama, y consiguió emocionarme durante la lectura.

A lo largo del texto vamos encontrando nuevos personajes, como Ménshikov que resulta un adversario de cuidado por su crueldad y astucia, cuyo final me sorprendió. Entre los aliados está Walt Stone, un muchacho que lleva algunos meses aprendiendo magia de Carter y Sadie en la Casa de Brooklyn y es especialista en crear amuletos; también está Bes, el dios de los enanos, que ocupa el lugar de la diosa Bast como guardaespaldas de los hermanos y me encantó por sus habilidades y personalidad.

A pesar de las cosas buenas que tiene, esta novela me gustó un poco menos que la anterior. Tal vez debido a que algunas partes de la narración me sobraron, o no se ahondaron como me habría gustado. Por ejemplo, me molestaba la actitud de Sadie cada vez que aparecía Anubis (no me agrada que los autores “cortocircuiten” a sus personajes cada vez que entra en escena alguien apuesto), era repetitiva y su comportamiento más egoísta e infantil, y el triángulo amoroso entre ella, Anubis y Walt no aportó nada a la novela. La verdad es que los intereses amorosos de los Kane no me convencieron, ni me hacían falta. Sin duda la preocupación de Carter hacia Zia es algo adorable y enseña una parte de su carácter, aunque creo que podría haber funcionado como un interés amistoso, sin lo romántico.

Otro aspecto negativo es el desarrollo de algunas escenas. A veces los eventos transcurrían de forma apresurada, sin decir ni mostrar mucho, y yo me preguntaba qué sentido tenía narrarlos; en otras la acción y la adrenalina no se explotaban lo suficiente, como en la tumba con las momias romanas que me estaba gustando y se acabó muy pronto. Es extraño, pero me dio la impresión de que los peligros eran un poco más endebles que en la primera novela, que de alguna forma eran simples y menos emocionantes. Aunque la acción y el ritmo mejoraron conforme llegaba a los últimos capítulos, donde los sucesos eran más interesantes y mejor explicados, lo que hizo que le diera de puntuación 3.5 (la imagen muestra tres porque poner media mariquita no me parecía bien).
3.5/5
En El Trono de Fuego continúan las dificultades para los hermanos Kane. Entran en escena otros personajes y los protagonistas tienen una nueva misión que cumplir antes de la fecha límite. A pesar de que es un libro que sirve de transición entre el primero y el último, resulta una lectura agradable y entretenida, con más conocimientos sobre la mitología egipcia.


¿Qué les pareció la reseña?
¿Alguien ha leído esta trilogía?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Quieres comentar algo? Sólo recuerda que todos merecemos respeto, por lo que te pido que evites las expresiones ofensivas. Aunque no siempre pueda contestarles, sí leo todos sus comentarios. Que tengas un buen día, gracias por visitar mi blog ^-^